Clima en Toronto

El clima de Toronto tiene fama de ser muy frío. Y la verdad es que lo es, pero no todo el año. Pese a tener un invierno duro y frío, la primavera ofrece días muy agradables y el verano ofrece bastantes días de calor húmedo por la cercanía del lago.

Es cierto que el invierno en Toronto es frío, largo y requiere que cierto cambio de costumbres y adaptación, pero eso no quiere decir que sea tan difícil vivir en la ciudad durante esos meses. Durante el resto del año, la temperatura puede llegar a ser bastante agradable e incluso en el verano podemos bañarnos en las playas del Lago Ontario (no es tanto el clima de Toronto el que nos disuade de hacerlo, sino la mala reputación de la calidad del agua, pero es perfectamente posible).

Así que, si nos preguntamos cómo es el tiempo en Toronto, la respuesta es que dependerá mucho de la época en la que vayas a visitar la ciudad. En invierno tendrás que llevar ropa de abrigo (y buena), pero en verano te serán mucho más útiles las prendas de manga corta -y ni pensar en necesitar un abrigo-.

Así es el clima de Toronto

Para que podáis preparar vuestro viaje o estancia, os hemos preparado el siguiente gráfico interactivo del clima de Toronto que recopila todos los datos oficiales de temperaturas y precipitaciones en el aeropuerto de Toronto entre 1998 y 2017, para que podáis ver las temperaturas máximas y mínimas del mes y los días que escojáis, los años en que se registraron los valores máximos y mínimos en ese día y el porcentaje de veces que llovió o nevó en todo ese tiempo.

Podéis escoger un mes entero o un mes y días aislados (podéis escoger más de uno pulsando la tecla CTRL al elegir el día) y ver los principales datos de ese periodo.

El invierno en Toronto

La temperatura mensual media de los últimos 20 años (de 1998 a 2017) sólo está por debajo de los cero grados durante tres meses al año: diciembre, enero y febrero. De estos tres, enero es el más frío con alguna diferencia y el único mes en el que la media de las temperaturas máximas tampoco supera los 0 grados. No obstante, salvo en los días de grandes olas de frío, las temperaturas tampoco hacen que la vida en la ciudad sea imposible. El promedio de las temperaturas mínimas en enero y febrero no baja de los 9 bajo cero y la temperatura media no llega a los dos grados bajo cero en diciembre, casi cuatro en febrero y menos de cinco bajo cero en enero.

Claro que las temperaturas medias ayudan poco en los momentos de olas de frío, que pueden llegar a bajar las temperaturas por debajo de los 25 bajo cero. De los días que hemos analizado, el más frío fue el 13 de febrero de 2016, cuando el termómetro llegó a marcar 26,3 grados bajo cero. En ese tipo de casos, se recomienda evitar salir a la calle en la medida de lo posible, estar atentos a las recomendaciones oficiales y asegurarse de que tenemos suficiente comida para los días que dure el temporal. También hay excepciones al contrario, con días especialmente agradables. Por ejemplo, en diciembre de 2005 llegaron a registrarse 18,3 grados positivos en la ciudad.

Qué hacer en Toronto en Invierno

El clima de Toronto hace que en épocas de olas de frío intenso, cuando el termómetro baja de los 20 grados bajo cero, se hace muy difícil salir a la calle, pero no es lo habitual. Lo normal es que puedas moverte por la ciudad bien abrigado e intentando pasar el menor tiempo posible en el exterior, pero haciendo una vida completamente normal.

Hay una serie de recomendaciones habituales para los días del invierno. Por supuesto, salir bien abrigado, cubrir todas las partes del cuerpo que se pueda (manos, cuello, nariz, orejas), evitar permanecer mucho tiempo quieto en el exterior -por ejemplo, esperando el autobús o el tranvía-, hacerte con unos zapatos que no permitan entrar humedad al pisar la nieve del invierno para evitar llevar los pies húmedos y aumentar la sensación de frío, extremar las precauciones al conducir o simplemente al caminar para no tener un susto si hay placas de hielo debajo de la nieve o acumular algo más de provisiones en casa -más que por potenciales problemas de abastecimiento o aislamiento, por la pereza que da salir a comprar cualquier cosa a varios grados bajo cero-.

Para evitar el frío del invierno a la hora de movernos por el centro de Toronto, podemos movernos por los pasillos de la ciudad subterránea (el PATH), que comunican casi todos los lugares importantes del centro de Toronto: desde las estaciones de metro y tren, hasta el Air Canada Centre, pasando por los principales edificios de oficinas del Downtown o el centro comercial Eaton Centre.

La ciudad subterránea no es sólo una red de túneles, sino que en él encontramos tiendas y food courts en los que podremos hacer compras, tomar un café o comer sin necesidad de salir a la calle (algo muy habitual entre quienes trabajan en la zona). Está pensada para que no tengamos que salir a la calle en ningún momento si tenemos que ir al centro. Las estaciones de metro de la zona, así como la estación central de Union Station están comunicadas con él, con lo que podemos acceder gracias al metro desde cualquier punto de la ciudad. También los intercambiadores de metro y autobús tienen zonas cubiertas para no tener que esperar a la intemperie al cambiar de medio de transporte.

Si vas a hacer turismo en Toronto en invierno, aprovecha los días y horas de menos frío para visitar los lugares de interés en el exterior, muévete por el centro a través del PATH si el frío se te hace demasiado duro y busca planes alternativos para el caso de que te toque algún día especialmente frío o con nieve.

Museos como el Royal Ontario Museum o la Art Gallery of Ontario son especialmente interesantes y también tienes la posibilidad de irte de compras al centro comercial Eaton Centre. Si te abrigas bien y el tiempo no es demasiado desagradable, otro plan típico -y exclusivo- de los meses de invierno es ir a patinar al aire libre en la pista que está frente al Ayuntamiento.

Nieve en Toronto

Enero y febrero son los meses en los que hay más nieve en la ciudad. Los datos históricos nos dicen que en estos dos meses nieva aproximadamente el 35% de los días. Por cantidad, suele nevar algo más en febrero, pero la diferencia no es apreciable. Las bajas temperaturas suelen hacer que la nieve no se derrita inmediatamente, sino que permanezcan en la calle durante semanas y se vaya ensuciando y endureciendo a medida que pasa el tiempo y se va pisando.

A partir de mediados de febrero, el clima de Toronto se va suavizando y ya en marzo llega la época de deshielo, en la que la nieve acumulada en las calles se va deshaciendo poco a poco (aun así, las estadísticas nos dicen que hubo precipitaciones de nieve -de menor intensidad- en más de un 20% de los días de ese mes). En abril, con algo más de 7 grados de temperatura media y con posibilidad de días ya primaverales, tampoco es raro encontrarse alguna nevada aislada (un 6% de todos los días analizados).

En mayo ya no hay nieve -con una rarísima excepción en 2013, donde llegaron a caer unos copos un día- y el tiempo ya es absolutamente primaveral.

El Lago Ontario no suele helarse completamente, por lo que sigue habiendo rutas de barco a las Islas de Toronto salvo que el clima lo haga imposible. Lo que sí permite el frío es que las pistas de patinaje sobre hielo exteriores -especialmente popular la que está frente al edificio del Ayuntamiento de la ciudad- estén abiertas la mayor parte del invierno y permitan patinar gratis.

Donde sí influye de forma importante el hielo y la nieve es en las Cataratas del Niágara. En momentos de ola de frío es posible llegar a verlas congeladas (una vista fantástica, pero bajo un clima poco recomendable para la visita), pero no es lo habitual. Lo que sí sucede con cierta frecuencia es que caigan por ellas bloques de hielo procedentes del río, lo que hace que hasta bien entrada la primavera no pueda navegar el barco Maid of the Mist que nos permite visitarlas desde el agua.

Toronto es una ciudad preparada para la nieve y cuenta con un importante servicio de máquinas quitanieves y empleados que hacen el proceso de circular en invierno un poco menos difícil. Sin embargo, cada casa tiene la responsabilidad de quitar la nieve que se acumula en la parte de la acera que le corresponde, así que -dependiendo de donde vivas- es probable que te toque sacar la pala en algún momento del invierno y despejar la nieve.

Lluvia en Toronto

Según las estadísticas del clima en Toronto con las que hemos trabajado, en los últimos 20 años ha llovido algo más de un 30% de los días. Curiosamente, los meses menos lluviosos son los de invierno, ya que las precipitaciones son de nieve en muchos casos.

Los meses más lluviosos por número de días son octubre y mayo, ambos con encima de un 40% de días lluviosos. Por su parte, agosto no llega al 30%. Sin embargo, por cantidad caída en cada día de lluvia, los líderes son septiembre y mayo, cuando llueve menos días, pero con mayor intensidad.

Por histórico de lluvia, la segunda quincena de octubre suele ser el periodo con más posibilidades de que llueva. De los diez días con más porcentaje de lluvia, seis corresponden a esta época, entre ellos, el 27 de octubre, que ha registrado lluvias el 70% de los años.

Sin embargo, los días más lluviosos por volumen corresponden -extrañamente- a la época que va desde finales de abril a mediados de agosto. Esto se debe, sobre todo, a las tormentas de verano, que dejan grandes cantidades de agua en poco tiempo. En este tipo de precipitaciones se incluye la más fuerte de todas, que en julio de 2013 dejó más de 120 litros por metro cuadrado en la ciudad y provocó graves inundaciones.

Verano en Toronto

A partir del mes de abril, podemos empezar a hablar de la primavera en el clima de Toronto, aunque ya hemos visto que algunos años el frío puede prolongarse hasta bien entrado este mes. Desde ese momento, los habitantes de la ciudad empiezan a hacer más vida en la calle y a disfrutar de los parques y entornos naturales de la ciudad. Ya en mayo, zonas como High Park, the Beaches o las Islas de Toronto se convierten habitualmente en punto de encuentro y paseo al aire libre.

Cuando llega junio puede empezar a notarse los días calurosos, pero es en julio y agosto cuando realmente el calor se convierte en molesto y hace que el aire acondicionado sea bastante útil. La temperatura media máxima durante esos meses está alrededor de los 27 grados, con muchos días por encima de los 30 -y sin que sea raro que pase de los 35-. La temperatura máxima de los últimos 20 años fue de 37,90 grados en agosto del año 2001.

Lo más habitual en está época es aprovechar el buen clima de Toronto en verano para realizar actividades al exterior. Dentro de la ciudad, podemos acercarnos a las playas del Lago Ontario y bañarnos allí (actividad no extraña, pero tampoco excesivamente popular), sentarnos en la playa o practicar algún tipo de deporte. Si tenemos conocidos que vivan en casas con jardín, también es habitual que nos puedan invitar a barbacoas en los jardines de las casas. No obstante, la gran afición canadiense para los meses de verano es irse al campo -bien de camping, o bien a las casas de veraneo (los “cottages”) para quien los tenga-.

Publicada en la sección Sin categoría.

Artículos más recientes

Kensington Market

Kensington Market y Chinatown

Chinatown y Kensington Market son barrios vecinos, pero muy diferentes. Chinatown es el centro de la comunidad china en Toronto y Kensington Market es el barrio alternativo, de ambiente bohemio, vida relajada y pequeños cafés y restaurantes.

Clima en Toronto

Aunque todos pensamos que el clima de Toronto está marcado por el frío del invierno, la ciudad nos ofrece también una primavera suave y un verano caluroso. ¿Qué hay de cierto en el mito de Toronto como una ciudad gélida y qué tenemos que hacer cuando llega el invierno?

Cataratas del Niágara

Cataratas del Niágara

Las Cataratas del Niágara son, sin duda, un escenario mítico tanto por su espectacularidad, como por la mítica que alrededor de ellos ha construido el cine y la televisión. Están muy cerca de Toronto y aquí te contamos cómo son y cómo puedes llegar a ellas.