Cataratas del Niágara

Cataratas del Niágara

Las Cataratas del Niágara son uno de esos lugares que el cine y la televisión han convertido en leyenda. Están situadas en un meandro del río Niágara -falso río, en realidad, ya que no desemboca en el mar, sino que comunica los lagos Erie y Ontario-, que marca la frontera entre Canadá y Estados Unidos. Podemos verlas, por tanto, desde el lado estadounidense o desde el lado canadiense y podremos, también, traspasar la frontera a pie si queremos.

En realidad, tenemos que hablar de dos grandes cataratas en la zona, separadas por una pequeña isla: las más espectaculares Horseshoe Falls y las American Falls. Las Horseshoe Falls es la mayor de las dos. Recibe ese nombre por su forma de herradura. Tiene 670 metros de anchura y el agua cae desde una altura de 53 metros.

Dada la división fronteriza, la mayor parte de ellas está situadas en territorio canadiense, aunque se ve bien desde el lado estadounidense. Por su parte, las American Falls son algo más pequeñas y están situadas totalmente en el lado estadounidense, lo que paradójicamente hace que se puedan ver mejor desde Canadá.

Las Cataratas del Niágara son un enorme reclamo turístico. Sobre todo, en el lado canadiense, que permite una mejor vista que el estadounidense. Alrededor de la orilla canadiense se ha creado un complejo de hoteles, casinos y lugares de ocio familiar enfocado al público turístico; mientras que en la orilla estadounidense hay una zona de parque y algunos comercios turísticos. Si tenemos la documentación necesaria, podemos pasar de una a otra orilla a pie cruzando el puente y la aduana. Si cruzamos del lado canadiense al estadounidense hay un pequeño peaje de unos 50 centavos, mientras que si lo hacemos al revés no lo hay.

Una de las atracciones más interesantes de la zona es el barco Voyage to the Falls (antiguo Maid of the Mist canadiense) que navega en la temporada de verano y que te permite llegar lo más cerca posible de las cataratas. Cuesta unos 20 dólares y es una experiencia que merece mucho la pena.

También tenemos otras atracciones específicas para turistas, como el Journey Behind the Falls, que nos permite ver las Cataratas desde el interior, o la Skylon Tower, desde la que podemos tener una bonita vista elevada de toda la zona.

Cataratas del Niágara: crucero Voyage to the Falls
Duración: 20 minutos
2328 opiniones
Ver detalles
Cataratas del Niágara: tirolina hasta las cataratas
Duración: 1 hora
382 opiniones
Ver detalles
Cataratas del Niágara: tour en grupo reducido desde Toronto
Duración: 9 horas
112 opiniones
Ver detalles

¿Merece la pena alojarse en las Cataratas del Niágara o es mejor quedarse en Toronto?

Como en todo buen lugar turístico, alrededor de las Cataratas del Niágara hay una oferta muy amplia de alojamientos turísticos. ¿Merece la pena alojarse allí? Depende de nuestra ruta y lo que queramos hacer con nuestro viaje, pero hay opciones como los hoteles con casino o los pequeños moteles baratos que nos pueden resultar interesantes.

Quedarnos en la zona de las Cataratas del Niágara puede ser muy interesante si queremos disfrutar de las Cataratas de noche (y de los espectáculos de luces que se organizan en algunas fechas), disfrutar de la experiencia de los hoteles casino junto a las mismas o si estamos de ruta por la zona y queremos ahorrar algo de dinero en el alojamiento, ya que hay alojamientos mucho más baratos que en Toronto.

Para quien quiera la mejor experiencia de la zona, hay dos hoteles de alta categoría con habitaciones con vistas directas a las Cataratas que son los más representativos: el Crowne Plaza y, sobre todo, el Sheraton. Dados los precios de hoteles de categoría similar en Toronto, poder dormir frente a las Cataratas no parece un capricho que resulte demasiado caro.

Aparte de estos dos grandes establecimientos, basta con alejarse algunos cientos de metros de las Cataratas para encontrar moteles y pequeños hoteles sencillos, con precios razonables y buenas posibilidades de aparcamiento.



Booking.com

Esta es una buena opción si estamos de ruta por Canadá o Estados Unidos y no nos importa dormir fuera de Toronto a cambio de encontrar un alojamiento más barato con aparcamiento gratuito o muy barato. Si lo que queremos es hacer una excursión de un día desde allí -salvo que queramos ver las luces o darnos el lujo de alojarnos frente a las cataratas-, resulta más cómodo no cambiar de alojamiento y volver por la noche a dormir a nuestro alojamiento en Toronto (aquí os dejamos algunas ideas).

Cómo ir de Toronto a las Cataratas del Niágara

Para llegar a las Cataratas del Niágara desde Toronto tenemos varias opciones. Una de ellas es con las numerosas excursiones organizadas que parten desde la ciudad y que nos ofrecen un recorrido completo no sólo por las Cataratas, sino por toda la zona del Niágara. Hay que tener en cuenta si los precios incluyen el acceso al Voyage to the Falls o no (en el caso de que viajemos a la zona en los meses en que está operativo).

Si preferimos ir por nuestra cuenta, desde la estación de autobuses de Toronto tenemos autobuses de Greyhound y Megabus con salidas frecuentes hasta la estación de autobuses del pueblo de Niagara Falls, que situada a unos tres o cuatro kilómetros de las cataratas. Desde allí podemos ir a pie o tomar alguno de los autobuses públicos de la localidad. El pueblo en sí tiene un aire decadente que es agradable para un pequeño paseo.

Las Cataratas del Niágara se ven en poco tiempo -una hora es suficiente; algo más si queremos tomar el barco Voyage to the Falls o cruzar al otro lado de la frontera- y en autobús tenemos poco más de hora y media de viaje desde Toronto, lo que hace que la excursión no requiera más de un día.

Artículos más recientes

Royal Ontario Museum
Royal Ontario Museum

El Royal Ontario Museum (ROM) es el museo más conocido y más visitado de la ciudad, aparte de ser uno de los mayores museos de toda Norteamérica. En lo que respecta a Canadá, es el principal museo de sociedades y cultura mundial y de historia natural.

Tours en Toronto
Tours y excursiones organizadas en Toronto

Toronto tiene muchísimo que ofrecer al visitante y la mejor manera de descubrirlo es, muchas veces, acudiendo a los pequeños tours temáticos organizados por guías locales. Aparte, por supuesto, de la imprescindible excursión a las Cataratas del Niágara.

Clima en Toronto

Aunque todos pensamos que el clima de Toronto está marcado por el frío del invierno, la ciudad nos ofrece también una primavera suave y un verano caluroso. ¿Qué hay de cierto en el mito de Toronto como una ciudad gélida y qué tenemos que hacer cuando llega el invierno?